www.leandroruiz.com

Tutorial de Astrofotografía

Si has llegado hasta aquí es porque quieres introducirte en el mundillo de la fotografía astronómica, pero no sabes muy bien por dónde comenzar. En esta página encontrarás una sencilla introducción que te servirá de punto de partida. En este tutorial consideraré que en todo caso trabajamos con cámaras digitales.

Vamos a distinguir entre 2 tipos diferentes de astrofotografía: por un lado tenemos la fotografía de gran campo, que realizamos con objetivos medianos o incluso de gran angular. Es con este modo con el que se obtienen fotografías de constelaciones, lluvias de estrellas y paisajes; por otro lado, también es posible capturar imágenes usando el telescopio como objetivo. Mediante este sistema podemos fotografiar la luna, los planetas, e incluso nebulosas y galaxias.

Fotografía de gran campo

Lo primero a tener en cuenta es que en general una cámara digital compacta no será suficiente para este propósito, necesitaremos una cámara réflex (en mi caso uso una Canon EOS 1000D). El tiempo mínimo para que aparezcan estrellas en la imagen es de unos 5 o 10 segundos. Considerando estos tiempos, parece lógico pensar que necesitaremos también un trípode para fijar la cámara. Cuanto mayor sea el tiempo de exposición, mayor será la cantidad de estrellas que capturaremos. También es conveniente trabajar con el diafragma lo más abierto posible (f2.8 o f3.5, lo que nos permita nuestro objetivo) y una ISO elevada. Si tienes una cámara de Canon, puedes fabricarte uno de forma muy sencilla, mira cómo en el siguiente enlace.

El primer problema que notaremos en nuestras imágenes si usamos un tiempo de exposición de 30 segundos, o 1 minuto, por ejemplo, es que las estrellas aparecerán movidas. En realidad las estrellas están quietas, y es la tierra la que se mueve. Si hacemos una fotografía apuntando hacia el norte (si vives en el hemisferio sur, apunta al sur), con una exposición de varios minutos, obtendremos algo similar a esto:

Como puedes observar, todas las estrellas parecen girar alrededor de otra, la estrella Polar. Por tanto, si queremos que las estrellas aparezcan como simples puntos, tenemos 2 alternativas: limitar el tiempo de exposición de la imagen, o bien realizar un movimiento de guiado, que compense la rotación de las estrellas.

Para compensar la rotación de las estrellas, necesitaremos acoplar nuestra cámara a la montura de un telescopio, o bien construir una pequeña montura ecuatorial casera. Ambas soluciones nos permitirán obtener imágenes nítidas con periodos de exposición considerablemente más largos.

En el caso más sencillo, limitaremos el tiempo de exposición, que estará fijado por la zona del firmamento a la que apuntemos y la distancia focal del objetivo. Existen diversas fórmulas para determinar este tiempo, pero en general, tiempos de entre 15 y 30 segundos darán buenos resultados, con un objetivo de hasta 50 mm. Lo mejor en todo caso es hacer varias fotos con diferentes tiempos de exposición, y valorar la que mejor resultado nos da.

El segundo problema que probablemente aparecerá en nuestras imágenes es la lumínica. Según lo cerca que nos encontremos de núcleos urbanos es posible que una fotografía de 30 segundos de exposición ya presente claros síntomas de contaminación lumínica. La mejor medida para evitar este problema es buscar un lugar lo más alejado posible de grandes ciudades, quizás en el monte o en un parque natural.

Una vez que hemos considerado todo esto, podemos comenzar a fotografiar. El procedimiento de fotografiado que voy a explicar se basa en la posibilidad de combinar múltiples fotografías del mismo objeto para contrarrestar los efectos de ruido electrónico del sensor, y al mismo tiempo amplificar la información útil contenida en la fotografía revelando detalles inapreciables en la original. Para ello, en primer lugar tomaremos un buen número de fotografías del mismo objeto. El método que yo utilizo para esto consiste en una vez definido el objeto al que apuntamos y el tiempo de exposición, utilizo el cable disparador para que capture entre 50 y 100 fotografías seguidas, parando quizás para reorientar la cámara y compensar el desplazamiento sufrido en ese tiempo cada 30 fotos. Una vez capturadas las tomas suficientes, deberemos tapar el objetivo y hacer 15 o 20 fotografías en las mismas condiciones (mismo tiempo de exposición). Estas fotografías se conocen como darks, y se usan en el procesado de las imágenes, al que puedes acceder haciendo click en el siguiente enlace.

Ir al tutorial de procesado de imágenes

Fotografía a través del telescopio

De modo opuesto también podemos realizar fotografías enfocando la cámara a través del telescopio, valiéndonos del aumento que éste nos proporciona. Es posible acoplar cualquier tipo de cámara sin embargo, por su facilidad de uso y bajo coste nos centraremos en la utilización de webcams. No sirve cualquier cámara debemos asegurarnos de que utiliza un sensor CCD y no uno de tipo CMOS, pues estos últimos no son lo suficientemente sensible.

Aquí os dejo un enlace mostrando la webcam que he comprado recientemente por unos pocos euros, para utilizar junto con el telescopio.

La ventaja de estas cámaras, además de su bajo coste, es que gracias al tamaño del sensor CCD, obtendremos un aumento similar al conseguido con un ocular de 6mm, lo que permite capturar imágenes de Júpiter, Saturno, y la Luna con gran detalle. En el caso de la webcam, no realizaremos una serie de fotografías, sino que capturaremos directamente un video.

FOTOGRAMAS DEL VIDEO E IMAGEN PROCESADA EXPLICAR ALGO DEL SOFTWARE A UTILIZAR

Una vez obtenidos todos los videos necesarios, y concluida la noche de observación, procedemos a procesarlos, con el fin de obtener una imagen fija de mayor calidad, combinando todos los fotogramas disponibles.

ENLACE A PROCESADO DE IMAGENES DE WEBCAM

Todos los derechos reservados

Leandro Ruiz Lozano, Cartagena, 2013